Sin definir

 

¿COMPRAR O SEGUIR ALQUILANDO?

 

Hay dos momentos en el año en que hacemos balance. Dos épocas que son hitos porque nos permitimos soñar alto, marcar objetivos y sentimos el valor para cumplirlos: fin de año y vacaciones.

Para la gran mayoría de nosotros setiembre es un terreno virgen y prometedor.

En las horas muertas de playa y sol surgen cantidad de planes que empiezan en setiembre. Para muchos puede ser: -este año compro casa y dejo de alquilar. Vuelvo de las vacaciones y me pongo de cabeza con la búsqueda-

Pareciera que no hay dudas. Lo lógico es querer casa propia porque alquilar es tirar el dinero ¿verdad?

Pues, depende. Sí, lo que lees. Depende. Y no nos malinterpretes, no nos hemos vuelto locos y venimos a proponerte que deseches la idea de comprar y sigas alquilando.

 Lo que queremos conseguir con este post es mostrarte objetivamente los pros y los contras de cada una de las opciones para que puedas identificar cuál de las dos se acomoda mejor a esta etapa de tu vida. Más allá de que, con el tiempo, puedas cambiar de opinión.

Entendemos que nuestra misión es allanarte el camino y para eso es importante la información que hará que tomes decisiones sanas.

Suele decirse que la compra de una casa es la mejor elección a largo plazo y el alquiler  lo es a corto y medio término. Nosotros te mostramos las ventajas y desventajas de cada uno. Tú decides.

ALQUILAR

 

 PROS

 CONTRAS

 

  • Hacer frente a un alquiler mensual puede ser más fácil que pagar una hipoteca
  • El papeleo para empezar a alquilar es menor
  • Otros gastos relativos a la propiedad tampoco son un problema: mantenimiento, reparaciones y el seguro van a cuenta del propietario
  • No olvidemos la flexibilidad ya que te puedes mudar cuando quieras sin mayores inconvenientes

 

 

  • Tienes menos control sobre el lugar en el que vives. Para cambios importantes en tu hogar debes tener la autorización del dueño primero
  • Financieramente también puede haber contras si tu renta al momento de la renovación del contrato sube
  • Es un poco frustrante saber que, mes a mes, estás contribuyendo a que otros capitalicen el dinero que con esfuerzo ganas
  • Inseguridad. Por muy encariñado que estés con el piso que alquilas si el propietario decide no renovar el contrato tienes que mudarte

 

 

 

COMPRAR

 

 PROS

 CONTRAS

 

  • Tienes total control sobre tu casa y si quieres ese salón decorado como en los 70’s con paneles de madera y una alfombra naranja, nada ni nadie te detiene
  • En términos generales, la vivienda tiende a revalorizarse
  • Un vez cancelada la hipoteca, tienes techo y te quitas un gasto mensual
  • Sirve como forma de ahorro a largo plazo

 

 

  • De entrada debes disponer de una suma importante de dinero para acceder a una hipoteca
  • Si una cañería se rompe y el piso se inunda es tu responsabilidad dar solución
  • Pierdes algo de libertad. Imagina que consigues el trabajo de tus sueños en otra ciudad. Mudarte ya no será tan fácil como poner tus cosas dentro de unas cajas y despacharlas

 

Y ahora que te lo hemos puesto así, casi empatado el tema, te puede parecer que sigues en el mismo lugar que antes sin saber qué hacer.

La clave para resolver un problema, y eso incluye la toma de decisiones, es hacer las preguntas correctas. Entonces, comienza preguntándote y sé honesto en las respuestas:

¿Tienes menos del 20% ahorrado para el pago inicial por el piso?

¿La seguridad de tu trabajo depende demasiado de las condiciones cambiantes del mercado?

¿Los arreglos y reparaciones son temas que definitivamente no se te dan bien?

¿Crees que una hipoteca no te permitirá ahorrar para otras cosas que también son importantes para ti?

¿Te agobia la idea de  quedarte en el mismo lugar por, al menos,  los próximos 5 años?

Si has respondido SI a cada una de estas preguntas luego de evaluarlas en profundidad entonces el alquiler sigue siendo tu mejor opción, al menos por el momento.

Pero si tener una casa propia es tu gran meta, tu sueño dorado. Tanto si lo entiendes como una buena inversión a largo plazo como si lo haces porque quieres dar seguridad a tus hijos y familia  ¡te entendemos!  Aquí hay 3 primeros pasos que te ayudarán a estar listo.

  • Comienza controlando tu presupuesto para saber cómo gastas tu dinero y cuáles son tus posibilidades de compra. Durante un tiempo, registra ingresos y gastos en una hoja de cálculo, desde el alquiler hasta el café que te tomas cada mañana. Crees saber qué haces con tu dinero pero el ejercicio de conocer el detalle a consciencia puede depararte sorpresas.
  • Una vez tienes claro el flujo de tu ingreso, comienza a ahorrar. Si necesitas ayuda con esto lee este post en el que te explicamos en qué consiste el Kakeibo. Con este sistema japonés de ahorro tendrás resuelto el punto anterior y éste. 
  • Haz lo que llamamos un “ensayo de hipoteca” (que, a la vez, te ayudará a ahorrar aún más) para asegurarte que podrás hacer frente a su pago mensual.  Si, por ejemplo, pagas actualmente un alquiler de 1000€ y el pago de la hipoteca mensual calculas que subirá a 1500€, aparta mes a mes esa diferencia de 500€ para ver cómo incide este gasto en tu calidad de vida.

La adquisición de una vivienda es una de las decisiones más importantes que tomarás en tu vida por lo que debes meditarlo bien, sopesando tus circunstancias, la situación del mercado y, conociendo los pros y los contras de la compra y del alquiler.

Este post no pretende resolver la disyuntiva sino invitarte a la reflexión. Para todas las preguntas y dudas que puedan surgir ponte en contacto con nosotros (al 935 18 90 04)

No estás solo. Nuestro asesoramiento es el marco profesional que necesitas para tomar una decisión feliz y segura.

 

Comparte en
Clicando este botón aceptas la politica de privacidad