Sin definir

¿Frío? consejos para conseguir la casa más acogedora

 

Un cielo gris no tiene por qué significar una vida aburrida.

A medida que el otoño avanza y los días se vuelven más cortos es muy tentador simplemente ponerse a hibernar hasta la primavera ¡Error! puede haber mucha alegría y disfrute en los meses más tranquilos del año.

¿Conoces el hygge? Se pronuncia "hu-ga", es un concepto danés que, a menudo, se traduce como "lo acogedor".

Hygge es mucho más que eso: es una actitud total ante la vida y es lo que hace de Dinamarca el país más feliz del mundo. Es, esencialmente, la romántica experiencia de acurrucarse en invierno y experimentar la belleza de una vida despreocupada (¿quieres entenderlo mejor y el inglés no te asusta? Visita el blog Hello Hygge)

La cosa es que los daneses saben cómo gozar en invierno ¡Aprendamos de ellos y disfrutemos nosotros también!

Estos son algunos de los detalles que no debes descuidar si quieres cambiarle la cara a la temporada invernal.

Prepara el ambiente

Las velas son un ingrediente clave para un ambiente de película. No solo brindan una suave iluminación, sino que también agregan calidez y aroma a los espacios.

Consejo: elige aromas estacionales para inspirar la celebración o, si necesitas un chute de energía,  un aroma veraniego, como el coco y el floral, que traigan reminiscencias de playa y mar que te ayude a combatir la melancolía.

En el baño, en la sala, en el dormitorio. Siempre utilízalas en recipientes seguros, estables y que las contengan a una distancia prudencial de otros objetos inflamables.

Hornea algo delicioso

¿Hay algo más acogedor que llegar a una casa que huele a bizcocho recién salido del horno?

Los beneficios de meter las manos en la masa son innumerables.

En primer lugar es terapéutico, como cualquier actividad en la que tienes que poner tu atención y te aleja de las preocupaciones cotidianas.

Desde el uso de utensilios de cocina que no tocas en tu día a día hasta pasearte por pasillos desconocidos del super o ir a mercados más especializados a buscar los ingredientes, salir de la rutina estimula tu cerebro y genera nuevas conexiones neuronales.

El proceso de prepararlo es una oportunidad para potenciar tu creatividad. En ese ambiente relajado y de experimentación permítete jugar con la decoración o innovar con los ingredientes.

El final no podría ser más feliz: saborearlo con una taza de café caliente.

Añade texturas

Lana, vellón de oveja, lo suave, lo peludo, lo mullido.

Cubre las superficies con la mayor cantidad de telas, almohadas y almohadones que puedas.

Pon alfombras debajo de la mesa, al lado de la cama.

Que todo lo que toques con tus manos o  tus pies, que todo aquello donde te sientes, te apoyes o te acuestes sea una invitación indeclinable a acurrucarse.

Invita

¿Tiendes a esconderte de tus amigos tan pronto como llega el mes de octubre? Lucha contra la necesidad de retirarte a cuarteles de invierno e invita a amigos y familia a compartir tu intimidad y a disfrutar de esa exquisita comodidad que has conseguido.

¿Tienes poco dinero o te da pereza encargarte de todo pero, aún así, deseas organizar una cena en casa? Si tienes confianza con los invitados, escoged entre todos un menú, pídeles que traigan cada uno un ingrediente y hacedlo juntos. No sabemos si será una cena deliciosa o no pero divertida lo será sin dudas.

Saca los juegos de mesa

Recolectan polvo todo el año. Este es el momento idóneo para usarlos.

Si eres un minimalista una baraja de cartas es un elemento lúdico con infinitas posibilidades que se guarda en cualquier cajón.

Y si estás con ánimos de pasar un rato solo pero no quieres resignar el juego prueba tu suerte con el solitario. Te relaja, te distrae, pasas un buen rato y desarrollas una habilidad mental (todo mientras disfrutas del bizcocho o el pastel con la taza de café)

Teje

Sí, sí. Teje, desde la comodidad de tu sofá favorito y disfrutando de esos rayos de sol mañaneros que se cuelan por la ventana.

A dos agujas o crochet. Cuando comiences no podrás parar, te lo prometemos.

Si no lo has hecho antes, en internet encontrarás millones de tutoriales y en Pinterest ideas tan bellas que no querrás salir de casa para hacerlas todas.

¿Sabías que tejer disminuye la frecuencia cardíaca, la tensión muscular y la presión arterial? Ni hablar que, acabado el trabajo, tienes una prenda nueva y súper gustosa ¡Todas son ganancias!

 

En total tenemos: sofá, manta de vellón (tejida por ti), chocolate caliente con un trozo de pastel de manzana (hecho por ti), tu serie favorita en Netflix a las luz cálida de las velas y en un par de horas tus amigos que entrarán por esa puerta a revolucionar la cocina primero y a jugar póker hasta las tantas luego.

Sí, lo sabemos. Estamos a punto de conseguir que el invierno sea tu estación favorita. 

 

Comparte en
Clicando este botón aceptas la politica de privacidad