Sin definir

 

En nuestro artículo Este año compras tu casa te contábamos el ABC de las hipotecas. Te dimos un pantallazo que sirviera de base si empiezas a considerar la posibilidad de cambiar tu vida haciendo realidad el sueño de tener la casa propia.

El  tema de las hipotecas da para hablar y mucho. Hoy vamos a desmenuzar los tipos de interés que existen, el primer aspecto que has de evaluar ya que será la primera decisión que tomes en este camino.

¿Quieres que tu deuda se amortice con una cuota fija o una variable durante todo el plazo hipotecario?   

¿Por qué es lo primero que debes decidir? Porque el tipo de interés es clave ya que, unido al plazo del préstamo que te haga el banco, define el total del préstamo y la cuota mensual a la que debas hacer frente mes a mes.

Los 3 tipos de intereses que existen son:

INTERES FIJO

INTERES VARIABLE

INTERES MIXTO

 

El interés permanece sin variar durante toda la vida del préstamo hipotecario.

 

No se perjudica, ni se beneficia, si suben o bajan los tipos.

 

El plazo de amortización suele ser menor que en el tipo variable, y está entre los 12-15 años.

 

Como es el banco el que asume el riesgo de las fluctuaciones, a cambio de esa seguridad en las cuotas, en general los intereses aplicados son superiores a los que en ese momento indica el euríbor.

 

 

Depende de las fluctuaciones de los tipos de interés. En España, el índice de referencia que utilizan la mayoría de hipotecas es el euribor.

 

Se fija un período de revisión anual o semestral. Tras esa revisión  la cuota mensual puede incrementarse o reducirse según sean los cambios en el euríbor.

 

A estas revisiones a la base de referencia pactada (Euribor) se suma un diferencial que puede oscilar entre 0,40 y 1,50 puntos.

 

Esta opción permite beneficiarse de las bajadas de tipos pero también se está expuesto al riesgo de las subidas.

 

 

Son las que aplican un período de amortización a tipo fijo más un período de amortización a tipo variable

 

Generalmente los plazos de vigencia del tipo de interés fijo rondan entre los 5 y los 10 años ( aunque también las hay en las que se extiende hasta los 20 años)

 

 

Con el Euribor en mínimos históricos los bancos se han esforzado en promocionar hipotecas con tipos fijos muy convenientes ya que son estos créditos con intereses estables los que, hoy por hoy, garantizan sus márgenes y les permiten ganar lo que el Euribor no les está dando.

Es evidente que si los bancos están aprobando ahora hipotecas a 20 o 30 años al 2% significa que manejan perspectivas de tipos de interés bajos durante, por lo menos, 10 años.

¿Es esto un hecho? Nadie puede afirmarlo pero sí parece que tendremos unos años más de tipos bajos aunque, estando el Euribor en el suelo y sin poder bajar más, el único movimiento posible que tiene es hacia arriba.

Entonces, si piensas en hipotecarte a un plazo corto el tipo variable está bien pero si te planteas un horizonte de más de 10 años ten en cuenta que, más tarde o más temprano, el Euribor subirá.

Si tienes la disciplina de ahorrar, en el caso de que los tipos suban, podrás utilizar el colchón que hayas armado para cumplir con tus obligaciones cuando éstas cambien.

Eso sí, la forma más inteligente de contratar una hipoteca de tipo variable es negociando a conciencia buscando el mejor diferencial, para poder hacer frente al pago de las cuotas si las circunstancias son otras.

Pero eso nada mejor que dejarlo en manos de expertos, como nosotros. En Walter Haus ponemos a tu disposición una financiación a tu medida y con las mejores condiciones que vas a encontrar en el mercado.

Consúltanos sin compromiso. Estaremos encantados de poner a tu servicio nuestros años de experiencia y ayudarte a decidir lo más conveniente para ti.

 

Comparte en
Clicando este botón aceptas la politica de privacidad