Sin definir

 

Habrás escuchado el término. Todo el mundo habla de él y ya hay muchos que ofrecen este servicio que no es una moda pasajera. El home staging llegó para quedarse para bien de todos.

Sí, para el bien de todos. Si buscas casa para comprar o alquilar ¿no es más lindo ver fotos o visitar viviendas ordenadas, limpias, llenas de detalles acogedores que te inspiran y te motivan a vivir allí?

Y si, por el contrario, vendes o alquilas tu propiedad ponerla de punta en blanco, optimizar el uso de sus espacios, demostrar su utilidad, crear ambientes evocadores sin lugar a dudas acelera el proceso de venta y hasta mejora el precio.

El home staging consiste en aplicar técnicas de decoración con el objeto de resaltar los puntos fuertes de una vivienda y disimular sus debilidades. Es el arte de crear ilusiones y estados de ánimo.

Es mágico y va más allá de la decoración y la limpieza. Hará que una casa se vea más grande, más brillante, más limpia, más cálida y, lo mejor de todo, hará que los compradores quieran comprarla.

Puede hacerse a gran escala o pequeña escala y el rango de precios para este servicio es muy amplio. Hay para todos los bolsillos.

Si no estás en condiciones de sumar un gasto o quieres encargarte tú mismo de esta tarea por puro gusto aquí van algunos tips:

  1. Coloca espejos en lugares clave. Dan mayor luminosidad a las habitaciones a la vez que las hacen parecer más grandes.
  2. Despersonaliza tu casa. Guarda todos tus objetos personales y reemplaza las fotos familiares por simpáticos cuadros. Tienes que dar la oportunidad a los potenciales compradores de imaginarse viviendo allí y eso no lo conseguirás con fotos de tu boda o de las vacaciones en Formentera.
  3. Investiga. Si dudas sobre tu gusto o si no te sobran ideas lee revistas de decoración o ¡piérdete en Pinterest! Un mundo infinito (y gratuito) que te inspirará al punto de que cuando hayas acabado con tu casa querrás empezar con la de tu vecino.
  4. Deshazte de lo innecesario. Deshacerse no significa esconder en los armarios. Significa que esas cosas que sobran, muchas más de lo que imaginas, salgan por la puerta sin retorno. Es bastante común que los potenciales compradores quieran ver los armarios por dentro y una imagen de cajas, cajitas, lámparas, libros, equipo de sky desactualizado, todo metido a presión dará la terrible idea de que en tu casa no hay suficiente espacio de almacenaje.
  5. En el baño guarda todo y cambia objetos útiles por otros igual de útiles pero decorativos, como puede ser el dispenser de jabón de manos. Las toallas blancas, enrolladas y puestas en una canasta de mimbre dan sensación de spa relajante. Convierte la ducha en una ventana colocando dos paños de cortina ligeramente abiertos en el medio.
  6. En la cocina guarda todo y deja a la vista canastas con frutas apetecibles. Tanto el baño como la cocina son habitaciones decisivas para un potencial comprador e inciden en el precio de venta. Has de prestar especial atención a estos lugares. Las picas han de estar relucientes y sus juntas deben estar selladas. Si te animas, pinta las puertas de los armarios de la cocina. No será una gran inversión y dará aire fresco a la estancia.
  7. Deja que entre el sol. Cuando muestres tu casa procura que las cortinas de las ventanas estén abiertas ¡La luz es vida! Si es necesario ayúdate con lámparas estratégicamente ubicadas y encendidas.
  8. Haz espacio. Una habitación en la que se dificulta la circulación resta puntos. En cambio, una habitación con mucho espacio, aunque se vea un poco vacía, invita al visitante a imaginar qué pondría allí. Mueve los muebles. Reemplaza mesas grandes por otras más pequeñas o trasládalas a los rincones de manera de hacer que la estancia se vea espaciosa.
  9. En el dormitorio se descansa así que los muebles que allí se encuentren sólo deben hacer referencia a ello. Quita el televisor, la bicicleta elíptica y cualquier elemento que tenga que ver con el trabajo. Si puedes pintarlo, hazlo en colores neutros.
  10. Por último, una pequeña lista de objetos que los home stagers profesionales utilizan: espejos, plantas, flores de seda, lámparas de pie y de mesa, alfombras, almohadones, cestas, reposapiés, mesas y sillas plásticas pero de diseño, butacas. 

Y si ni siquiera estás pensando en vender tu casa pero leíste este artículo hasta el final te habrás dado cuenta que varios de estos consejos pueden servirte para renovar tu hogar y mejorar tu calidad de vida.

 

 

 

Comparte en
Clicando este botón aceptas la politica de privacidad