Sin definir

 

Entre tus propósitos de este año 2018 que acaba de comenzar está cambiar de casa y para eso necesitas: vender/alquilar tu propiedad o comprar/alquilar un piso o una casa.

Sea  donde sea que te encuentres, del lado del propietario que necesita colocar su inmueble en el mercado o del lado de quien busca una vivienda para comprar o alquilar, la pregunta madre del resto de cuestiones es ¿CUAL ES LA MEJOR MANERA DE HACERLO?

Piensas, y con razón, si no podrías encargarte tú mismo de comprar o vender tu casa a través de Internet u otros canales regulares de marketing y publicidad.

Conocerás casos de amigos de amigos que así lo hicieron y les fue bien. La otra cara de ese caso de éxito son muchos otros a los que no les funcionó y acabaron cerrando un trato no tan conveniente, cansados y vencidos por la situación.

7 razones por las cuales debes considerar contratar a un agente inmobiliario profesional

1- ESTAMOS PREPARADOS

Cuando contratas personas que más listas que tú, demuestras que eres más listo que ellos (Henry Ford)

No necesitas saber todo sobre comprar y vender bienes inmuebles si contratas a un profesional.

¿Por qué no contratar a una persona con más educación y experiencia que tú en el sector? Todos estamos buscando más tiempo valioso para nuestras vidas. Contratar profesionales te dará ese tiempo.

2. NO PODEMOS MENTIR

Bueno, en realidad y como en todo, habrá quien lo haga. Pero debido a que somos profesionales con licencia, hay más repercusiones que si lo hace un comprador o vendedor privado.

Un agente inmobiliario debe actuar en el mejor interés de sus clientes (no el suyo).

Además, la mayoría de las agencias inmobiliarias necesitan de referencias para construir una clientela fiel y una imagen confiable. Esto significa que hacer lo mejor para nuestros clientes debe ser tan importante como hacerlo para nosotros mismos.

3. CONOCEMOS BARRIOS, ZONAS Y SECRETOS

Tenemos conocimiento íntimo sobre los vecindarios. Podemos identificar ventas comparables (precios de venta de casas similares que se han vendido) y proveerte de esta información, además de info sobre escuelas, seguridad o datos demográficos.

Por ejemplo, es posible que sepas que una casa estaba en el mercado por € 350,000, pero un agente inmobiliario sabrá que finalmente se vendió a €285,000 después de 65 días en el mercado y 2 operaciones fallidas.

4. SOMOS HÁBILES NEGOCIANDO

Los agentes inmobiliarios negociamos bien porque, a diferencia de la mayoría de los compradores y vendedores, podemos eliminar aspectos emocionales de la transacción.

Somos más que simples mensajeros, entregando las ofertas del comprador a los vendedores y viceversa. Estamos entrenados para presentar el caso de cada cliente de la mejor manera y, a través de una estricta confidencialidad, mantenerlo a resguardo de intereses contrapuestos.

5. NO NOS ASUSTA EL PAPELEO

¿Sabes cuántas páginas tiene un contrato de compra? ¡Muchas! Nosotros las conocemos todas. Manejamos términos técnicos. De una lectura en diagonal sabemos qué sobra o qué falta en el contrato.

Además, te guiamos paso a paso a lo largo del proceso, explicándote cada trámite, sus tiempos y sus formas.

6. TENEMOS CONTACTOS Y LLEGAMOS MÁS LEJOS

Las inmobiliarias con años en el mercado, como nosotros, contamos con una red de contactos entre quieres promocionar los inmuebles. Conocemos sus perfiles y sabemos qué ofrecerle a quién.

Por otro lado, la visibilidad que tenemos como compañía se hace extensible a tu propiedad. En Walter Haus hacemos constante promoción multicanal online y offline. Así tu casa o tu piso aparece, además de en la propia web, en un gran número de publicaciones afines sin que te cueste un euro.

7. TE DAMOS CERTEZAS

Con una buena agencia inmobiliaria de por medio te aseguras estar a salvo de fraudes y estafas. Verificamos y certificamos todos los documentos de un posible comprador o arrendador, además de acompañarte y asesorarte en todo el proceso para que no haya ningún problema.

 

¿Verdad que no arreglarías tus propios zapatos si se te rompen? Puedes intentarlo pero nunca quedarán tan bien ni durarán tanto como si los llevas a un zapatero.

Si ese cuidado tienes con un bien menor como un par de zapatos, tanto más cuidado debes tener con la compra, venta o alquiler de tu hogar.

Este post te deja razones de sobra para sentir que estamos de tu lado, cuidando tus intereses y haciendo el proceso fácil, rápido y seguro ¡No dudes en contactarnos!

 

 

 

Comparte en
Clicando este botón aceptas la politica de privacidad